domingo, 11 de enero de 2015

"Esto no es un blog" (Renato, Jorge y tres eduardos)

Del #surrealismo me atrae todo: su libertad, su cruda sinceridad, su locura, su descarnada provocación;


Quiero compartir con vosotros cuatro personajes que desde hace mucho forman parte de mi "carpeta de favoritos" en lo que a pintura se refiere. Entre ellos existe un hilo conductor, que se toma su origen en el surrealismo de Renato y evoluciona al siniestro mundo onírico del tercer Eduardo.

RENATO:


"En cuanto al misterio, al enigma que eran mis cuadros, diría que se trataba de la mejor prueba de mi ruptura con el conjunto de las absurdas costumbres mentales que ocupan generalmente el lugar de un auténtico sentimiento de la existencia."

Cómo no, Renato es mi querido René Magritte, (21 de noviembre de 1898, en Lessines, Bélgica - 15 de agosto de 1967, en Bruselas, Bélgica) y con algunos de sus cuadros, aportaré unas breves notas acerca del surrealismo, para que sepamos de dónde parte ese personal y sutil hilo del que os hablo.


El surrealismo como vanguardia fue fundado a principios de los años 20 del siglo XX por André Bretón. El artista francés sentó las bases del movimiento en el manifiesto publicado en 1924. En sus orígenes, surgió como un estilo literario, pero pronto se extendió a otras artes, entre ellas la pintura y la fotografía. Pronto se convirtió en una corriente universal que vino para quedarse.Bretón describió el surrealismo como el automatismo psíquico puro. A través de este automatismo el artista intenta expresar cómo funciona realmente el pensamiento humano. La razón no intervendrá en sus manifestaciones y dejará de lado las preocupaciones morales o estéticas.


El surrealismo cambió por completo la forma de percibir, entender y expresar el arte. Su concepción rompedora y provocadora, se basa en la espontaneidad, en la creación sin control de la mente, en la exploración del subconsciente y del mundo de los sueños, para llegar a través de este camino, a la verdadera esencia del ser humano.


Es un arte que está más allá de la realidad o convencionalismos sociales, busca todo aquello que es único en lo más profundo de la mente del ser humano, lo maravilloso, la ambigüedad, lo extraño… Todo aquello que forma parte de los espacios más recónditos de nuestra esencia; nuestros instintos más básicos.


Por todo ello, es un arte que concebimos irreal, que nos permite, a través de su expresión, adentrarnos en el mundo mágico y misterioso del artista que ha creado la obra.



JORGE:


"Para llegar a ser verdaderamente inmortal, una obra de arte debe escapar de todos los límites humanos: la lógica y el sentido común sólo interfieren. Pero una vez que estas barreras se rompen, entrará en el reino de la infancia visiones y sueños."

Giorgio  De Chirico, (Volos, Grecia, 10 de Julio de 1888-Roma, 20 de Noviembre de 1978) es el fundador, junto con Carlo Carrá, del movimiento metafísico. La pintura metafísica es considerada una de los mayores antecedentes del movimiento surrealista.


Sus pinturas como sueños de plazas típicas de ciudades italianas idealizadas, como también las aparentemente casuales yuxtaposiciones de objetos, representaron un mundo visionario que se entrelazaba casi inmediatamente con la mente inconsciente, más allá de la realidad física, de ahí el nombre.


«Misterio» es la palabra más familiar para de Chirico. Escribió:

«Hay más misterio en la sombra de un hombre caminando en un día soleado, que en todas las religiones del mundo».


Su arte, normalmente visto como una representación naturalista de las figuras, los objetos y las acciones en un espacio escénico controlado, puede también parecer misteriosamente quieto y aun así apartado del mundo ordinario



PRIMER EDUARDO

Ahora crucemos el Alántico, para visitar a Edward Hopper (Nyack, 22 de julio de 1882 - Nueva York, 15 de mayo de 1967)

 


Hopper es para mi en pintura, lo que Fernando Pessoa en poesía: hacen bella la tristeza y la miserable vulnerabilidad del ser humano. Citando al poeta portugués:

"No saber de uno mismo; eso es vivir. Saber mal de uno mismo, eso es pensar."


A través de imágenes urbanas o rurales, inmersas en el silencio, en un espacio real y metafísico a la vez, Hopper consigue proyectar en el espectador un sentimiento de alejamiento del tema y del ambiente en el que está inmerso bastante fuerte por medio de una esmerada composición geométrica del lienzo, por un sofisticado juego de luces, frías, cortantes e intencionadamente "artificiales", y por una extraordinaria síntesis de los detalles.


Su pintura se caracteriza por un peculiar y rebuscado juego entre las luces y las sombras, por la descripción de los interiores,  y por el tema central de la soledad.


Sus comienzos como ilustrador publicitario dejan impronta en sus cuadros. Esta impronta gráfica, junto con la carnalidad mundana de sus personajes, me lo acercan al también americano Roy Lichtenstein, (también con lugar de honor en mi "carpeta de favoritos")






SEGUNDO EDUARDO

Descrucemos el Atlántico de nuevo, avancemos en el tiempo, y dirijámonos a casa: abandonemos el surrealismo y sus tiempos pero sigamos en hilo conductor que antes hemos enganchado. 
Nos encontramos con Eduardo Urculo. (Santurce, Vizcaya, 21 de septiembre de 1938 – Madrid, 31 de marzo de 2003).

Fue uno de los mejores exponentes del arte pop en España


En este cuadro en concreto, la solitaria figura (?) contempla uno de los cuadros de Hopper:

«El viaje  es la memoria a cuestas, con todas sus esencias y perfumes, circunstancias y sustancias».



En su época más representativa, la soledad del hombre moderno, la figura del viajero errabundo o la relación del artista con su obra, son plasmadas en el lienzo utilizando para ello inquietantes personajes, que son representaciones del propio artista, aunque con indumentarias curiosas (con sombrero) y posiciones siempre de espaldas al espectador.


El cuadro anterior es ya tristemente un documento histórico...
y abajo,una vez más, su adorada NY, en un personal y sugerente atardecer...


TERCER Y ÚLTIMO EDUARDO

Seguimos en España y ahora. Os voy a presentar a Eduardo Naranjo, (Monesterio –Badajoz-, 1944), cuya biografía gráfica cayó en mis manos de niña, dejándome los ojos de fuera y de dentro abiertos como platos:

 

Podemos considerarle el máximo representante del realismo mágico onírico actual


Sus cuadros estremecen, incomodan, incluso repugnan, pero a la vez son pura poesía y emanan belleza. Son cruelmente infantiles, fantasmagóricos, y a la vez solemnemente filosóficos. Sobran las palabras.







 "El Arte evoca el misterio, sin el cual el mundo no existiría"

Rene Magritte

Gracias una vez más por leerme y acompañarme en este viaje; por rezar las cuentas de este rosario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría compartieras conmigo tus opiniones

Contacta con María en