sábado, 26 de julio de 2014

#Striptease en la carretera (primera parte)


Muchas veces me he quedado boquiabierta viendo (y oyendo) pasar un Jaguar, un Porsche, un Ferrari...

...admirando su color, el brillo prieto de sus carrocerías sin celulitis, el palpitar metálico y estridente de los radios de sus ruedas; la voz ronca de sus motores, sonando a tabaco, whisky, y testosterona.


Por un instante, los amorfos semáforos, los autobuses tatuados de publicidad, las clónicas ventanas de los edificios, y los ejecutivos vestidos con corbata y crisis, se volatilizan y aparecen prados verdes, carreteras estrechas que piden biodramina a gritos, guardaraíles enclenques que incitan a un suicidio rodado, cielos color azul pitufo, canciones de Nicola di Bari... y se oyen las carcajadas desinhibidas de una mujer de boca grande y roja con un pañuelo en la cabeza, anudado bajo la barbilla. Huele a cuero mezclado con una dosis de gasolina y Chanel nº 5.

Con la flemática actitud de un flamenco a la pata coja en medio de un estanque fangoso, se deja ver de vez en cuando una de estas bestias, y me entran ganas de piropear y silbar, en plan Alfredo Landa viendo pasar a una sueca bajo el andamio. 
Un día lo hago. Cuando aprenda (a silbar). 

Como todos (me refiero a los que habéis llegado hasta aquí leyendo este post) estaréis hartos de que guguel os regale fotos de frente, perfil y culo de los clásicos, yo os voy a regalar algunas muy íntimas.  Son imágenes de lo que no vemos a simple vista, de los secretos mejor guardados de los coleccionistas.
He dividido el post en dos, porque mi "fuente" es un loco de los coches y no había manera de hacerle resumir.
Los comentarios pueden pecar de técnicos por la misma razón (locura padecida por mi fuente)... no he podido evitarlo...

Ahí van:
Hispano Suiza HS-26 Junior


De año 1932. El principal avance técnico que tiene es el chasis Survese. La altura de la carrocería estaba rebajada, con lo cual el centro de gravedad del vehículo descendía y se podía alcanzar mayor velocidad con una buena estabilidad. 

Este es el compartimento del motor. 5,3 l y 6 cilindros. En línea.




Es un diseño específico de la Hispano-Suiza que gobernó todos los motores de altas prestaciones en el periodo de tiempo que va de los prolegómenos de la Primera, a la Segunda Guerra Mundial. Se caracteriza porque en el extremo delantero, hay un eje vertical, llamado rey, porque gobierna todo el funcionamiento del motor. Toma su fuerza del propio cigüeñal, y mueve la bomba de agua, la bomba de aceite, la distribución de encendido por magneto, y el árbol de levas de la culata.
Vemos en la foto la bocina, que indica el terror que estos vehículos proporcionaban en la circulación por caminos y carreteras en los felices años 20. Tiene un switch que permite establecer un tono grave para circular por ciudad y poblaciones y otro agudo de mayor alcance para circular por carreteras o vías rápidas.
Está fabricado en Francia por la empresa parisina Ballot Automóviles s.a., bajo patente cedida por la Hispano-Suiza France, que era filial de la original española. 
La calefacción es una manta, (tal cual) y el aire acondicionado se obtiene levantando la parte inferior del parabrisas. 


Alcanza 120 km hora de velocidad máxima.
El interior es madera, tapicería de tejido tipo cheviot y seda en las cortinillas de las ventanas.


Esta es la parte trasera. Lleva dos neumáticos de repuesto, justificado en la época pues los coches circulaban por los mismos caminos que los coches de caballos, y estaban llenas de los clavos de las herraduras de los caballos que propiciaban los pinchazos. 


La Hispano-Suiza creció enormemente durante la Primera Guerra Mundial, suministrando motores de aviación similares a los de este vehículo, a la aviación de caza de los países aliados, sobretodo Francia. En la Primera Guerra Mundial destaco como as de la aviación de caza aliada, el francés Guy Nemer que se batió en vuelo personal con Manfred Von Richttoffen, el famoso Barón Rojo de la aviación alemana. Guy Nemer adoptó como emblema de su escuadrilla una cigüeña volante, que fue adoptada a su vez a partir de 1920, por la Hispano-Suiza, como emblema de sus automóviles.

Jaguar MK 10



Es el arquetipo del vehículo de lujo de los Happy Sixties europeos. Todas las innovaciones tecnológicas obtenidas en la Segunda Guerra Mundial se aplicaron una década después al automóvil, por lo que este Jaguar MK 10 4.2, el denominado en Inglaterra "poor man´s Rolls", vehículo de la alta clase media más lujoso incluso que el RR, tenía todos los adelantos técnicos de la época: refrigeración por agua con circuito cerrado a presión; doble árbol de levas; servofreno; doble circuito de frenos; frenos de disco en la cuatro ruedas; dirección hidráulica asistida; suspensión por cuatro ruedas independientes; diferencial autoblocante; frenos de las ruedas traseras incorporados al diferencial; dos depósitos de gasolina y dos bombas. 


El interior es de cuero rojo y madera de raíz de nogal. Incluye airé acondicionado y radio con antena eléctrica telescópica. Volante ajustable en altura. 


Aquí vemos la mesita desplegable que poseen los asientos delanteros en su parte posterior. Con espejo de cortesía. 
Esté el capot abierto.

Y este es el motor. Es de 6 cilindros en línea, con tres carburadores dobles. Bloque de fundición y culata de aluminio. 



Triumph TR 5 PI


 

Es un ejemplo típico del funcionamiento de los departamentos de desarrollo de una empresa automovilística de los años 60; Triumph había obtenido en EEUU en esa época un importante éxito de venta con su modelo TR 4, de estética desigual, diseñado por Michelotti, y a finales de la década se vieron en la necesidad de desarrollar un nuevo  automóvil. Para ello, proyectó un motor de 6 cilindros en línea alimentado por inyección mecánica. Este motor desarrollaba 150 CV de potencia y estuvo a punto antes que la nueva carrocería del modelo Triumph TR6 para que el que estaba destinado. Para no cortar la producción, Triumph insertó el nuevo motor en la antigua carrocería del TR 4 y salió el TR 5 del cual fabrico una corta serie de poco mas de 900 vehículos. 

El interior, como ya estamos a finales de la década de los 60, refleja la mezcla de los dos estilos. El de los principios de la década, en que aparece la madera en el salpicadero, y el de finales, con los conceptos de seguridad pasiva  que se empezaban a aplicar entonces en el diseño de los automóviles como se ve en el acolchado del volante y en los interruptores tipo Rocker. El volante es de cuero y plástico para amortiguar el posible golpe. 



En breve, la segunda parte: MG-C, Morgan Plus 4 supersport, Porsche 911-S Targa, y Austin Healey 3000 MK3 BJ8 phase II...

Como regalo a los lectores supervivientes: un poco de humor...






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría compartieras conmigo tus opiniones

Contacta con María en