viernes, 6 de junio de 2014

La #guerra no deja de sorprenderme

Ya os he contando que me encanta ver vídeos de TED antes de dormir.

Mato dos pájaros de un tiro: practico inglés, que nunca viene mal, y aprendo mucho sobre muchos temas.


Hace meses escribí aquí acerca de mi visita a la base militar de Rota. En este enlace encontráis el post. Y un poco más tarde, para rematar el tema, escribí una reflexión muy personal sobre la "belleza" de la máquina).


Hace pocos días escuché en TEd esta charla del periodista norteamericano Sebastian Junger, compartiendo su experiencia con los soldados americanos en campaña en  Restrepo, en la guerra de Afghanistan.
(Para los que no le conocéis, este periodista, también escritor, es autor del libro "La Tormenta Perfecta" y de dos documentales premiados en torno a la guerra:  Restrepo (2010), y Korengal (2014).)
Resulta que no sólo la guerra, que es la encarnación conceptual de lo peor que puede sacar el ser humano de sí mismo,  tiene "paradójicamente" el aspecto interesante de la estética, sino que hay algo mucho más increíble: los soldados que en ella combaten, según dice Sebastian tras su propia experiencia, la echan de menos porque en ella viven unos valores que no encuentran en el mundo "normal". Es decir, encuentran en la guerra, justo lo opuesto a ella: la fraternidad.
Me ha impresionado tanto la charla que le dedico el post a ella y si os apetece y os interesa la psicologia humana, escuchadla:



Somos supervivientes, y hasta en las situaciones más horribles, sabemos encontrar algo a lo que aferrarnos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría compartieras conmigo tus opiniones

Contacta con María en