miércoles, 16 de abril de 2014

Poliedr@ Musical (parte II)

Os dejé en el post anterior  porque llamaban a la puerta y en mi condición de extraña y temblorosa esfera poliédrica en la que me había convertido esa mañana no sabía yo muy bien cómo me las iba a apañar...


(para los que creáis que se me ha ido la cabeza os recomiendo consultar el post susodicho).
Pero no. No era el cartero de la película. Ni un cámara de TV de sonrisa profidén para comunicarme en vivo y en directo que era la ganadora de algún premio millonario y vitalicio...
Era el cartero normal y corriente de toda la vida (se llama Severo) pronunciando al aire y mecanicamente las odiadas palabras de "carta certificada" (¡Cómo le gusta al tío decir eso!).
Así que, temerosa de que Hacienda o la Policía de Tráfico o cualquiera de esos entes inquietantes tuvieran en nómina en calidad de cómplice-soplón al cartero y éste les fuera a describir mi ¿penoso?-¿desconcertante?-¿extraterrestre? estado, decidí callarme como una muerta y no contestar, no sea que los hipotéticos hechos o circunstancias nada gratos al 100%, contenidos en la carta certificada, pudieran verse agravados por la descripción que de mí les hiciera este hombre.

Callada como os digo pero ensordecida por mi agigolada respiración haciendo eco en todo el recibidor, aguanté hasta que Severo se dió por vencido. Le costó. (Deben de pagarle bien en donde quiera que esté colaborando como agente doble).
La ansiedad que me suele producir recibir una carta de esas se disipó al momento cuando me vi reflejada en la superficie pulida de mi consola lacada (mirad qué bonita es) y de nuevo caí en la cuenta de mis pintas.

Apesadumbrada volví a mi dormitorio y me propuse continuar con vosotros y mostraros todas las caras musicales que faltaban a ver si así recupero de una vez mi apariencia humana;
1-Comenzamos esta vez por mi lado surrealista, de la mano de Amelita Baltar, esa profunda voz argentina, y su Balada para un Loco, una cancion semi-hablada y obsesiva que me pone nerviosa:

2-Para quitarme tanta profundidad vital de encima os llevo ahora a mi lado carnal con La Unión y su Mas y Mas (¡Qué voz Rafa Sánchez, madre mía!):
3-Como contrapunto total, mi lado más espiritual suena a I Don´t Know How To Love Him, de la ópera-rock Jesus Christ Superstar


4-Mi lado más cómico, con El Blues del Dentista, de mi adorado Andrés Calamaro, con, de nuevo, Andy Chango (como véis, en otra vida fui rockera argentina)



5-De nuevo Calamaro, esta cantando con Pereza, la maravillosa Amelie, para poner sonido a mi parte más romántica

6-Mi lado materialista, representado por Cabaret, del musical del mismo nombre,  interpretada por la genuina Liza Minnelli

7-Para terminar esta locura freudiana os dejo en manos de mi yo más lúdico y festivo, que os quiere transmitir el buen rollo y la energía de Alegría, del Circo del Sol:


Bueno. Ya está. ¿Y ahora qué?
Cierro los ojos un rato corto que se me hace eterno pero no noto nada y cuando los abro, me veo igual de poliédrica y especularmente multicolor.
Me desespero a más no poder.
Suelto un par de tacos que omito para no herir sensibilidades ajenas (las vuestras).
Contengo la respiración.
NADA.
La contengo de nuevo y hago una promesa cósmica del tipo "si-esto-se-acaba-no-vuelvo-a-tomar-coca-cola-light-lo-juro" y nada.
NADA.
Hago una promesa más grave. "Tomaré-coca-cola-normal-en-vez-de-light".
NADA.
De pronto mis pensamientos autodestructivos se ven interrumpidos por un pitido idem que me suena mucho pero no acabo de identificar hasta que con sensación de estúpida caigo en que no es otra cosa que el despertador de la mesilla y que son las 7:30 a.m. y que me espera un duro día de trabajo por delante y que todo esto no ha sido más que un sueño vulgar y corriente y que este final es muy vulgar y muy corriente y que menos mal que en el fondo no estáis ahí escuchando mis historias.
Me bajo de la cama (siempre on el pie derecho) y cuando voy a cerrar el hibernante portátil se enciende la pantalla y aparece la página de Blogger con estas palabras escritas y ya no sé qué pensar, la verdad. Esto me supera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría compartieras conmigo tus opiniones

Contacta con María en