domingo, 2 de marzo de 2014

Industrialízate

Tengo el convencimiento de que la industralización de la construcción, junto con la búsqueda de la eficiencia energética y ecológica, y los sistemas BIM de trabajo, son los tres enfoques clave para el ejercicio de la arquitectura en este momento.

Por ello el otro día asistí a una jornada en el Colegio de Arquitectos de Madrid en torno al tema de la Industralización, organizadas por el Instituto Arquitectura, una institución paralela muy eficaz dedicada a la formacion de los arquitectos, y cuyos cursos os recomiendo a todos incluso a los no idem.
En este enlace os dejo la presentación en pdf de la jornada.

Son muy interesantes las citas y los personajes que aparecen en la introducción, que os traigo para ilustrar este post, pues nos hacen ser conscientes de que la preocupación por la industralizacion en la arquitectura es tan antigua como la industria misma y se intensifica en el siglo XX estando presente en los grandes maestros de la arquitectura moderna: Le Corbusier, Mies Van der Rohe, Walter Gropius...
La jornada se abrió con la presentación del curso "Industrializate" que tendrá lugar los jueves de Marzo y el primer jueves de Abril en el COAM. Por supuesto os lo recomiendo.

Después expuso algunos ejemplos de obras en hormigón prefabricado Juan José Medina.
Concretamente dos.
La primera, actualmente parada por motivos económicos, se trata del Centro Acuático para los JJOO al lado de La Peineta. Son ni mas ni menos 120.000 m2, con una cubierta móvil deslizante de 7 m de canto, 72 Km de pilotes (unos 5000), 94.000 m3 de hormigón armado, y 6.500 Tm de acero estructural.
Esta es una imagen de la maqueta:
 Y este es el estado actual de la obra:
Se enorgullecía el autor del contraste conseguido entre la pesadez del hormigón y la transparencia y luminosidad lograda en el proyecto, y de la excelente ejecución del hormigón, tanto prefabricado, como in situ.
El acabado final era el mismo hormigón de las placas prefabricadas, y los paneles de fachada tenían unas dimensiones de incluso 4*1,20 m.
Como obra ya acabada y con el mismo sistema, nos presento el Centro de Alto Rendimiento de la Ciudad Universitaria de Madrid, del cual os traigo algunas imágenes:



En ambos casos, los paneles se prefabricaron en Indaxa, con moldes de caucho.
A continuación se habló de prefabricación en metal de la mano de Guillermo Martínez, director de Eurobox, una empresa que en origen fabricaba elementos industriales ajenos a la arquitectura, y a la cual últimamente han acudido algunos arquitectos para realizar una serie de obras casi experimentales puntuales (lejos todavía de una prefabricación en serie, que es el objetivo final de la industralización), que ha llevado a Eurobox a convertirse en una empresa puntera en el tema.
Nos habló concretamente de dos de esos ejemplos de viviendas modulares:
la Casa Garoza, de Herrero Arquitectos:



El 95% de la casa salió hecho de fábrica, para después trasladarse a una finca en Avila, donde la intención del arquitecto era dejar la menor huella posible, lo cual se tradujo en unas mínimas "patas metálicas" ancladas al terreno, donde se apoyaba la casa. Exterior en chapa indulada e interior en maderas recicladas. Coste en torno a 1000 €/m2.Se tardó dos o tres meses en fabricarla y unos dos o tres semanas en colocarla.

Y la casa CT de MYCC Architecture Office, en Barcelona.


Ambos son ejemplos de construcción off-site, donde se invierte más tiempo en proyecto en el sentido de ultimar todos y cada uno de los detalles, y más tarde se fabrica la vivienda para posteriormente trasladarla por módulos al lugar de implantación, donde en pocos días se da por colocada.
Desde la experiencia, nos hablaba de que era necesario un proceso de adaptación mutua entre ingenieros y arquitectos donde los primeros necesitaban aprender a respetar la creatividad de los segundos, y donde los arquitectos debían de aprender a dejarse aconsejar.
Datos interesantes que nos aportó: en Suecia el 75% de las viviendas unifamiliares son prefabricadas y de menor coste que las construídas de manera tradicional.
En Japón el coste es más caro que el tradicional, pero sin embargo la gente se decanta por el sistema prefabricado pues allí es sinónimo de calidad.
Steve Jobs vivió toda su infancia en una casa prefabricada de una marca que se hizo muy famosa en esa época en EEUU. Decía Jobs en sus memorias que el haber vivido en una de esas casas le habia hecho tomar la decisión de crear objetos tecnológicamente avanzados pero a la vez bellos.
Y para cerrar la primera parte, intervino Miguel Nevado para explicarnos la construcción en madera contralaminada.
Este material, de apenas 10 años de vida ha hecho que por primera vez la madera pueda competir en el terreno de la construcción prefabricada con el resto de los materiales.
Según Miguel no se ha extendido más su uso porque no se ha desarrollado todavía una campaña de marketing enfocada a ello.
Básicamente al igual que la madera laminada de siempre, son tablones de madera encolados entre sí.
Se pueden hacer paneles hasta de 20*4*0,3.
Pesa la quinta parte que el hormigón con un coeficiente de deformación de la mitad del de éste. Por ello puede lograr reducir los espesores de los muros de carga hasta los 6 cm.
Ya las torres de asalto asirias o los escudos romanos se fabricaban en la antigüedad con un sistema similar.
A diferencia de otros materiales, no requiere de montadores especializados.
La fábrica puntera es KLH.
Ilustró su charla con muchos ejemplos interesantísimos, algunos fuera y otros dentro de nuestro país, en los que él había colaborado como ingeniería.
Timber Tower, torre en Alemania de ni más ni menos 100 m de altura.
Stadthouse (os recomiendo pinchar el enlace) Edificio en londres de 9 plantas, de W. Thisleton, que es el edificio más alto de viviendas construído hasta el momento con este tipo de estructura.

El arquitecto Michael Green ha proyectado un  rascacielos de 30 niveles en Vancouver, Canadá, el Tall Wood:


Uno de los ejemplos que presentó, en España, es el edificio de viviendas en Lérida del arquitecto R. Llobera, con fachada de madera.
Una de las mejores aplicaciones de este tipo de construcción es la rehabilitación de edificios pues debido a su escaso peso en proporción a sus elevadas prestaciones estructurales permite ampliar en altura un edificio sin necesidad de reforzar la cimentación.
Terminó la jornada con una mesa redonda que me perdí por falta de tiempo, con representantes del COAM y  de algunas instituciones (Ministerio de Industria, Fomento, EMVS, etc), debatiendo en torno a la manera en que entre todos podemos empezar a cambiar la mentalidad de la gente y crear en ellos la confianza necesaria para que opten por este tipo de construcción, y las dificultades, pasos y procesos que ello conlleva, muchas veces enfrentandose a la propia normativa vigente o incluso a las instituciones.
Espero con este artículo aportar mi grano de arena para que esto suceda cuanto antes.

4 comentarios:

  1. María muchas gracias por el gran resumen que has hecho de la jornada. Nos alegramos de que te haya resultado interesante. Desde Eurobox, deseamos que arquitectos como tú sigan apoyándonos en este nuevo camino lleno de posibilidades que se abre ante nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva. Gracias a tí por tu comentario y enhorabuena por esa estupenda labor que estáis desarrollando con la jornada y los cursos. Es apasionante. Lamentablemente no me puedo apuntar a ésta convocatoria pero si se repite espero poder hacerlo. Un abrazo. La jornada estuvo muy muy bien

      Eliminar
  2. agradezco este resumen de la jornada. es un tema muy interesante y que merece una particular atencion por parte de los profesionales de la construccion.

    ResponderEliminar

Me encantaría compartieras conmigo tus opiniones

Contacta con María en