miércoles, 18 de diciembre de 2013

diseños "antiaging"

Me encantan los coches clásicos.

Estas imágenes del Ferrari 250 Testarossa son fantásticas:

¿No es impresionante?



En Septiembre, en el post titulado "la belleza de la máquina y mi idea de la arquitectura", os hablaba de una teoría muy personal acerca de la belleza de las máquinas, que consiste básicamente en que éstas (por ejemplo un automóvil), son bellas cuando su forma viene definida por el uso, y éste a su vez se ajusta al cumplimiento de las leyes de la naturaleza (teoría aerodinámica en este caso), que, en su concepción ideal, es perfecta, armónica, y por tanto, bella.



De ahí también que estas esculturas rodantes recuerden tantas veces a formas vivas y naturales (por ejemplo al tiburón).
También impresionante es la versión moderna del Jaguar E-Type, mi clásico entre los clásicos, llamada Lyonheart:



 






Los diseños originales de ambos coches son de 1957 (el primer 250 Testarossa), y  1961 (primer Jaguar E-type).
Y sin embargo, aquí siguen. Son diseños vigentes completamente en la actualidad.
Lo cual nos demuestra una vez más que los buenos diseños trascienden el momento en que nacen y permanecen como creaciones rotundas, con entidad propia.
Y esto es extrapolable a la arquitectura (veamos, entre muchísimos casos, por ejemplo la Casa Farnsworth de Mies Van der Rohe),


 a la alta costura (el smoking femenino de Yves Saint Laurent, o el traje sastre de Chanel)



y a cualquier otro campo del diseño...
Esta idea define la actitud que pienso debe tener una mente creativa de liberarse de tendencias y modas, si su intención es buscar la calidad y permanencia. 
Otra cosa es el mundo de las creaciones efímeras o el pret-a-porter. Ahi se la puede jugar uno y también se puede disfrutar mucho diseñando más frívolamente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría compartieras conmigo tus opiniones

Contacta con María en